Ecuador: el nuevo imán para los exploradores de cobre

    Next

    Ecuador: el nuevo imán para los exploradores de cobre

    Con los precios del cobre en sus máximos niveles en estos dos años, en medio de la dinámica alcista de la demanda y las restricciones de suministro, las principales empresas mineras se centran una vez más en explorar el metal industrial más utilizado del mundo. El problema es que muchas de las geografías con los mejores depósitos del metal rojo están cuestionados por razones políticas o regulatorias. Indonesia, por ejemplo, es vista como una jurisdicción difícil debido a la corrupción generalizada y los cambios en los objetivos regulatorios.

    Hasta hace poco, el Ecuador ha sido una joya escondida. Pero gracias a un programa activo de reformas a la ley minera e inversión, la nación sudamericana se encuentra ahora en la mira de los principales mineros, incluidos BHP Billiton, Fortescue Metals y First Quantum. SolGold, que ha operado en el país desde 2012, tiene la ventaja de ser la primera en trasladarse al país para promover Cascabel, el depósito de cobre y oro de clase mundial en el noroeste del país.

    Con un recurso potencial de miles de millones de toneladas, Cascabel (descubierto en 2013) se considera uno de los cinco principales depósitos de cobre y oro sin desarrollar del mundo. Ecuador se encuentra en el prolífico Cinturón Andino de Cobre, que representa casi la mitad de la producción mundial de cobre. Esto se compara con minas gigantes como los proyectos de Escondida, Chuquicamata y El Teniente de Chile.

    Si bien el legado minero de América del Sur se remonta a miles de años, Ecuador ha estado poco explorado por varias razones. Una es que, a diferencia del cinturón de cobre chileno y árido, el Ecuador tiene una buena vegetación, por lo que la rica mineralización se ha ocultado bien.

    Otras razones son políticas y económicas. Hasta 2010, Ecuador estaba cerrado a los mineros extranjeros porque el gobierno se enfocaba en los ingresos del petróleo de la cuenca occidental del Amazonas. Pero con la disminución de este ingreso, el gobierno del expresidente Raffael Correa adoptó una postura más amigable con la minería. A pesar de que el candidato izquierdista Lenin Moreno reemplazó a Correa en abril, el impulso de reformas a favor de la minería continúa. El nuevo impulso minero de Ecuador se ha caracterizado por una mayor inversión en infraestructura, la creación de un Ministerio de Minas a través (en 2015) y el desarrollo en curso de un código minero que incluye un régimen tributario razonable.

    Desde que se formó el Ministerio de Minas en 2015, el gobierno ha emitido 300 nuevas concesiones de exploración. El gobierno también ha eliminado un impuesto del 70% sobre las ganancias mineras inesperadas que desalentaba la inversión. Esto es lo que el exministro de Minería, Javier Córdova, denominó “un hito en la minería industrial en Ecuador”. Por ello, el gobierno y la canadiense Lundin Gold firmaron un contrato en diciembre para desarrollar la primera mina en operación del país: Fruta del Norte. Este proyecto que se ubica en el sur del país, también se encuentra entre los proyectos de oro sin desarrollar de mayor calidad del mundo. Por tanto, Córdoba ha dejado claro que quiere que el proyecto sea el plan para que otros exploradores desentierren depósitos similares.

    Ecuador está experimentando una transformación económica más amplia, con inversiones en nuevas infraestructuras que incluyen 5 puertos, 10 proyectos hidroeléctricos y 10,000km de nuevas autopistas. Según los cálculos de BMI Research, se espera que la inversión minera ecuatoriana alcance los US $ 4 mil millones para 2021. Durante ese tiempo, se espera que el valor del sector aumente de $ US1.1bn a $ US7.9bn.

    En cuanto a SolGold, nuestro título es un tanto erróneo porque nuestro enfoque clave es encontrar depósitos de cobre de pórfido de clase mundial, y eso es lo que nos llevó a Ecuador. SolGold posee el 85% de ENSA, el vehículo de la empresa conjunta, y Cornerstone tiene el 15% restante. El proyecto Cascabel se encuentra justo al lado de una carretera principal bien hecha, a 3 horas en automóvil desde la ciudad capital de Ecuador, Quito. También se encuentra en una altitud inferior a los principales proyectos chilenos, lo que significa condiciones de operación más fáciles con aspectos como el acceso al agua. El potencial del proyecto se validó cuando Newcrest Mining (el mayor minero de la lista de oro de Australia) pagó $ 23 millones por una participación del 10% en SolGold en 2016. En general, SolGold tiene 59 concesiones en todo el Ecuador, que cubren 2.500 kilómetros cuadrados, pero nuestro enfoque es firme en Cascabel, que consta de 15 objetivos separados y 15 posibles ganadores.

    Next